Últimos comentarios
RSS
Últ. Comentarios
Martes 24 Oct 2017




Moscas para la pesca en el Pirineo Aragonés, Bétidos Imprimir E-mail
Técnicas
Escrito por Administrador WEB   
Sábado, 12 de Junio de 2010 00:41

Baetis Rhodani imago machoAunque la familia de los bétidos agrupa a numerosas especies, en los ríos del Pirineo he encontrado un escaso número de ellas, al menos con un número importante de individuos.

Las especies de bétidos más importantes en el Pirineo son: Baetis Rhodani, Baetis Niger y Centroptilum Luteolum.

BAETIS RHODANI

Es la especie de bétidos más frecuente e importante, tanto por encontrarse en todos los ríos, como por ser consumida durante una dilatada época.

Su larva tiene una tonalidad semi-transparente en sus primeros estadios (hasta 5-6 mms). En un estado más avanzado (6-10 mms.) adquiere una tonalidad cremoso-amarilla en su zona ventral, con manchas de color beige en su zona dorsal.

ninfa Baetis RhodaniUna vez que empieza a desarrollarse el saco alar (estado de ninfa), va oscureciéndose éste en principio, y más tarde todo el cuerpo, de forma que al final de este estado ha perdido ya el cerco central y tiene en todo su cuerpo una tonalidad marrón-negruzco, con un anillado algo más claro y un tórax completamente negro. Tiene entonces un tamaño variable entre 8 y 11 mms. En este momento (emergente en pruebas de ascenso) es muy consumida por la trucha, siendo muy raro que en el estómago de una trucha capturada de marzo a mayo no encontremos algún ejemplar de B. Rhodani en este estado.

En el momento del desprendimiento de la exhuvia las emergentes son también muy consumidas, aunque lo realmente espectacular es la aparición de numerosos subimagos en estado de “velero”. Esta aparición se produce de forma variable durante los meses de marzo a primeros de junio y desde las 11 a las 16 horas.

Baetis Rhodani subimago hembraEstos subimagos tienen un tamaño de 8-11 mms. con una envergadura de alas de 7 a 12 mms (siendo algo mayor en las hembras), y una longitud de los dos cercos de unos 16 mms. Su coloración es en la zona dorsal de un tono marrón-verdoso con un anillado amarillento. Sin embargo su zona ventral (y esto es importante, porque es la que más ven las truchas) tiene una tonalidad amarillo-cremoso. Las alas (como en todos los bétidos), tienen unas nerviaciones longitudinales claras, siendo muy escasas y no muy definidas las nerviaciones transversales. Su tonalidad es de un grisáceo muy claro.

El imago, con las mismas dimensiones que el subimago, tiene una coloración dorsal marrón-rojiza y ventral de tono beige, con un anillado amarillento. Las alas son mucho más transparentes que en el subimago.

En los siguientes cuadros podemos ver las épocas en las que podemos encontrarlo en los ríos en uno u otro estado, una valoración del interés que para la trucha tiene en cada uno de los estados, así como su mayor o menor presencia en los distintos ríos.

Tabla 1 Rhodani

La aparición de B. Rhodani en septiembre-octubre es en muy pequeña escala en comparación con la de marzo-mayo.

Tabla 2 Rhodani

Como se ve en todas las fases de su ciclo (a excepción del estado de larva juvenil), es un insecto muy consumido por la trucha. Es de destacar que desde el momento en que comienzas las primeras emergentes (alrededor de las 11 horas) hasta que aparecen los últimos imagos de alas tumbadas o incluso ahogados (alrededor de las 18 horas), podemos pescar con imitaciones de esta mosca, durante los meses de marzo a finales de mayo.

Tabla 3 Rhodani

De estos cuadros se deduce que estamos ante una especie importantísima en los ríos pirenaicos, tanto por su apetitosidad, como por la presencia en todos los ríos de una forma destacada. Es posible que en aquellos ríos que tienen una menor población de bétidos, caso del Veral, Ara y Cinca, la causa sea que a su vez en ellos existe una gran población de pérlidos (dragas) y que estos consuman muchas larvas jóvenes de bétidos.

BAETIS NIGER

Esta es otra especie importante de bétido, que aunque tiene gran interés en otras zonas, no es muy frecuente en el Pirineo.

Baetis NigerEn su estado larvario tiene una tonalidad oscura (casi negra) con un anillado de color grisáceo. Su tamaño es de 5-7 mms. y tiene la particularidad de que desde que la larva tiene unos 6 mms, ya le ha desaparecido el cerco central. Los cercos tienen una longitud de 5-6 mms. (lo que la distingue de otra especie de bétido de coloración parecida, que tiene unos cercos de mayor longitud que el cuerpo, y que no he podido identificar, lo que unido a su muy escasa presencia –cuenca alta del Esera y algún individuo en el Ara medio -, será la razón de que no la describa).

El subimago tiene una longitud de 5-7 mms, con una envergadura de alas similar, y dos cercos de 8-10 mms. Su coloración es de un grisáceo oscuro con anillado más claro.

Vemos seguidamente la presencia en sus distintos estados a lo largo del año:

Tabla 1 Niger

No es muy frecuente encontrarla en los estómagos de la trucha, debido quizá a su escasa presencia. En el siguiente cuadro vemos su interés en uno u otro estado:

Tabla 2 Niger

Su presencia en los distintos ríos pirenaicos, se detalla a continuación:

Tabla 3 Niger

A la vista de lo anterior, dado que su época de aparición es concordante con el final de la aparición de B. Rhodani (por la que la trucha muestra una especial preferencia en nuestros ríos) y el principio de la aparición de C. Luteolum (que veremos más tarde), unido a que dada su escasa presencia no se producen en nuestros ríos eclosiones importantes de B. Niger, considero que su interés para la pesca en los ríos del Pirineo (excepto en la zona alta del río Aragón) es escaso.

CENTROPTILUM LUTEOLUM

A pesar de ser de un género distinto, su aspecto a lo largo de todo su ciclo es muy parecido al de las especies del género baetis.

Centroptilum Luteolum imago machoComo larva tiene un tamaño de unos 5-7 mms., y una coloración de su abdomen (en su zona dorsal y ventral) crema-amarillenta. Desarrollado el saco alar (con tonalidad oscura), tiene del orden de 7-8 mms, con un color dorsal con tonalidades beige oscuro y un color ventral crema-amarillo. Tiene en ese estado dos cercos nítidos.

El subimago es de 6-8 mms., con alas del tamaño del cuerpo y cercos de 10-12 mms. Su coloración es de un beige-amarillo en la zona dorsal, con anillado amarillo, y de un tono amarillento en su zona ventral. Las alas tienen unas nerviaciones longitudinales muy poco marcadas, y casi inapreciables las transversales.

La presencia en los ríos en sus diversos estados puede verse en el siguiente cuadro:

Tabla 1 Luteolum

En la época de aparición de los subimagos, la eclosión se produce a partir del mediodía, siendo muy frecuente su presencia como imagos volando sobre el agua al caer la tarde, como vemos en el siguiente cuadro en el que se muestra el interés de la trucha por los distintos estados de esta especie:

Tabla 2 Luteolum

Como vemos en el siguiente cuadro su importancia en los diferentes ríos no es muy grande, pero en las fechas en las que aparece no existen otros bétidos importantes.

Tabla 3 Luteolum

De los cuadros anteriores podemos deducir que las imitaciones de C. Luteolum, tanto en emergentes como en imitaciones de imagos son interesantes en la cuenca del río Aragón y afluentes. Es particularmente importante contar con imitaciones de imago con alas tumbadas, pues es muy consumido por las truchas en este estado.

OTROS BÉTIDOS

Aparte de los bétidos citados, existen otras tres especies que he detectado, pero con muy escasa importancia. Sus características más importantes son:

  • · Bétido que en estado larvario tiene una longitud de 6-9 mms., con una coloración dorsal beige-asalmonado, y un vientre salmón claro. Sus cercos larvarios son largos (7-8 mms).

    Como ninfa el dorso adquiere un tono marrón, con anillado beige y la zona ventral mantiene un color salmón.

    No he podido detectar su subimago ni su imago, por lo que desconozco sus características. En estado de larva ninfa lo he localizado en el Aragón (zona baja); Gállego (zona media); Ara (zona alta) y Ésera (zona media-alta), pero en todos ellos con muy escasa presencia.

    No considero que sea interesante desde el punto de vista de la pesca, puesto que no lo he encontrado en estómagos de truchas.

  • · Bétido que en estado de ninfa tiene una longitud de 6-7 mms. Cuando la larva tiene 5 mms. de longitud, ya pierde el cerco central, quedando nítidos los otros dos y con una longitud mayor que el cuerpo (7-8 mms). Su coloración es grisácea con un anillado oscuro.

    Como larva se encuentra desde febrero a abril, y la he localizado únicamente en el río Ara (muy pocos) y en el Ésera.

  • · Bétido que como ninfa joven tiene 7-8 mms, y dos cercos claros con ese tamaño. Su color dorsal es marronáceo, con el vientre gris claro. Únicamente la he encontrado en el río Aragón, y con pocos ejemplares. Se encuentra como ninfa en junio-julio.

Fernando Abad Maza
Noviembre 1.998

Nota: Las imágenes publicadas en este estudio han sido proporcionadas por Fernando Abad Maza, salvo las que indican expresamente otro autor.

< Anterior · Ir al índice de "Moscas para la pesca en el Pirineo Aragonés" · Siguiente >

 

Lo sentimos, pero debido al aumento de SPAM solo los usuarios registrados están autorizados a añadir comentarios.


Banner